sábado, 29 de diciembre de 2012

Me saco un moco

"Me saco un moco, lo muevo poco a poco, lo redondeo, lo miro con deseo, y me lo como y cómo sabe a poco volvemos a empezar".
Esta canción se la vamos a tener que enseñar a Mencía ya mismo, porque se acaba de descubrir los boquetes de la nariz y no hay quien le saque los dedos de dentro de la nariz en todo el día. Y lo peor, es que cuanto más le riñes más lo hace.
Hemos intentado de todo para intentar quitarle esa fea costumbre: por las buenas, por las malas, ignorándole... Como esto se alargue mucho me veo teniendo que recurrir a la solución extrema que utilizó hace años la madre de una amiga con sus hermanos pequeños en una situación similar: llevarlos al médico para que les escayolasen las manos y así que no pudiesen meterse los dedos donde no debían y se desacostumbraran. Ya sé que os parecerá un poco exagerado, pero el resultado fue muy efectivo. Como no quiero llegar a ese extremo, ¿se os ocurren otras soluciones menos agresivas? Estaré encantada de que las compartáis conmigo. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar en este post. Los comentarios son los que mantienen vivo el blog.
Sole